Psicología en los deportes de resistencia

Psicología en los deportes de resistencia

18 abril 2010

psicologia-en-los-deportes-de-resistencia

Los deportes exigen competición y la misma genera una situación límite para los atletas que les obligan a volcar el máximo de sus capacidades físicas y psicológicas. Sin lugar a dudas la psicología es un factor cada vez mas determinante en el éxito deportivo. Las preocupaciones propias del atleta por alcanzar su objetivo y las presiones del entorno pueden atentar contra la concentración del mismo, lo que provocaría una disminución en el rendimiento.

Los deportes de resistencia tienen diversos elementos psicológicos que pueden alterar el rendimiento del atleta, como es el estado de ánimo, la ansiedad excesiva previa a la competición, la carencia de autoconfianza o motivación, la desconcentración, las preocupaciones excesivas, el sufrimiento, la falta de apoyo o de autocontrol emocional.

El estado de ánimo es muy importante porque puede reducir la motivación y la concentración durante la competición y es por esto que la psicología deportiva gana espacio en la preparación de los atletas de elite de nuestros días.

El miedo o la ansiedad por una competición restan facultades al atleta y socavan sus posibilidades de éxito. Todo esto provoca que los músculos se tensen y los movimientos se vean forzados, lo que acelera la aparición de la fatiga.

La motivación y la autoconfianza del atleta son necesarios para que rinda al máximo ante la prueba.

 

Aspectos de las competiciones:

Durante el transcurso de la competición, la motivación y concentración son indispensables, su deficiencia puede incrementar y acelerar la aparición de dolores, fatiga y sufrimiento.

Las pruebas de resistencia requieren de un gran despliegue de energía corporal que requiere una determinación elevada, habilidad para ignorar el dolor y otras cualidades mentales. La lucha contra la fatiga, el dolor y el sufrimiento requieren de persistencia y durabilidad para culminar las pruebas en los deportes de resistencia.

Toda competición implica la presencia de situaciones que pueden ser perjudiciales para el atleta, como el ritmo elevado de carrera, dolores corporales, fatiga, sensación de sofoco, recibir críticas del entrenador o los compañeros, el miedo al fracaso, entre otras. Para lograr un adecuado rendimiento es necesario contar con los recursos psicológicos para enfrentar estas situaciones.

La fatiga física que aparece al sobrepasar el umbral anaeróbico es uno de los factores determinantes del resultado de una competición. Para lograr el éxito se debe obtener el mayor rendimiento sin traspasar este umbral, lo que resulta fácil al comienzo de la prueba, pero a medida que avanza se hace necesario buscar una mejor posición o mejorar la marca y el umbral anaeróbico comienza a limitar el rendimiento. El objetivo del entrenamiento psicológico es tratar de dilatar su llegada, para ello es necesario un máximo de concentración y prescindir de los elementos nocivos para el éxito de la prueba.

La motivación es uno de los puntales que sustenta la concentración que permite dilatar la llegada de la fatiga. Un atleta fuertemente motivado y bien entrenado, tendrá una resistencia muy superior a aquél que no lo está.

Cuando se está en el umbral anaeróbico, los pensamientos se tornan determinantes del desenlace de la prueba, ya que es cuando el atleta decide rendirse o continuar su esfuerzo más allá de su sufrimiento. La motivación bien arraigada ayudará al atleta a mantenerse firme.

La psicología del deporte tiene como objetivo dotar a los atletas de los recursos que les permitan enfrentarse a las demandas psicológicas que deriven del entrenamiento y la competición, para contribuir a aumentar su rendimiento deportivo.

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen