Natación

Mejora la técnica nadando con la tabla

23 agosto 2011

Cuando llega el verano lo que todos queremos es tirarnos a una piscina para refrescarnos y escapar del calor. Sin embargo, no todos tienen la capacidad de moverse adecuadamente a través de la misma, ya que no cuentan con la técnica suficiente para hacer que esta actividad sea todo lo gratificante que se quiere. Por ese motivo, a continuación les contamos de qué manera pueden ayudarse utilizando una tabla de espuma flotante.

El uso de estos elementos es muy común en las clases de natación, ya que se trata de un objeto flotante que nos ayuda a mantener la postura, al mismo tiempo que nos da la posibilidad de mejorar la técnica, a través del perfeccionamiento de la brazada y de la patada.

De esta manera podremos optimizar al máximo nuestro esfuerzo obteniendo mejores resultados. En primer lugar utilizamos la tabla para mantenernos a flote de una forma fácil, para poder acostumbrarnos a la postura y la actitud que se requiere a la hora de conseguir esto.

Para los que tienen más experiencia, la tabla puede ser útil para lograr una mejor ejecución de la brazada. Para conseguirlo se deben colocar las manos sobre la tabla y comenzar con el ejercicio. Para ello debemos colocarnos en postura de flote como si nos dispusiéramos a nadar, y de este modo agarrando la tabla con ambas manos intentaremos desplazarnos sin soltarla. Este ejercicio nos permitirá trabajar dos aspectos básicos de la natación, como son la brazada y la patada.

Para mejorar la brazada mantendremos la tabla agarrada, e impidiendo siempre que se hunda o se aleje de nuestro lado, comenzaremos a realizar la brazada hacia adelante sujetando la tabla con la otra mano, para luego hacer la segunda brazada con el otro brazo, y así sucesivamente.

Con esto estamos entrenando la resistencia a la hora de nadar, ya que de esta manera aprendemos a optimizar al máximo nuestra energía, y a realizar brazadas lentas y eficaces que nos permitan desplazarnos sin cansarnos demasiado.

Para mejorar la patada con este mismo ejercicio y hacer que la misma sea más rápida y fuerte, debemos realizar el mismo proceso de agarrarnos con ambas manos de la tabla evitando que se mueva, para luego empezar a desplazarnos con los pies.

En este caso al no tener que preocuparnos por el movimiento de los brazos nos enfocaremos más en la patada, de modo que lograremos hacerlas más profundas y fuertes, logrando no cansarnos tanto con movimientos menos eficientes que no nos permiten avanzar mucho y nos quitan energía.

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen