Peligros de esguince en los futbolistas

Los peligros de esguince en los futbolistas

5 julio 2012

Los peligros de esguince en los futbolistas

El esguince de tobillo es una de las lesiones más comunes en los deportes, pero el riesgo es mucho mayor en los futbolistas que tienen diferente resistencia en un tobillo que en el otro.

La gravedad de la lesión es variable, en algunos casos puede ser menor y tener una recuperación acelerada, aunque muchas veces, la recuperación no se concreta exitosamente, por lo que aparecen posteriormente síntomas de dolor, inflamación o inestabilidad en el tobillo.

Pero cuando uno de los tobillos es más resistente que el otro, el apoyo se realiza de forma despareja por lo que los esfuerzos se distribuyen de manera no uniforme y el tobillo más débil tiene mayores posibilidades de sufrir un esguince.

Para prevenir este tipo de lesiones, es fundamental el entrenamiento adecuado que compense los desequilibrios físicos ante caídas, saltos, paradas en seco y demás movimientos típicos de este deporte.

De acuerdo a un estudio realizado en Grecia, los futbolistas que tienen un desequilibrio de fuerza entre ambos tobillos, tienen un riesgo nueve veces superior que los que no tienen problemas.

La forma de detectar dicho desequilibrio muscular es mediante exámenes de valoración específicos. Pero en rasgos generales, podemos tomar como elemento indicador, la lateralidad (diestro o zurdo) es un elemento que suele condicionar el tono muscular, la agilidad, coordinación, etc., por lo que es común que el tobillo dominante sea el más fuerte.

Entrenamiento para reducir el desequilibrio entre ambos tobillos

Para disminuir el desequilibrio entre ambos tobillos, se recomienda un entrenamiento muscular intenso combinado con ejercicios propioceptivos (para mejorar la estabilidad), que preparen a las articulaciones y músculos para responder al sobreesfuerzo a que están sometidos en el fútbol.

Para mejorar la fuerza del tobillo débil, se recomienda realizar el entrenamiento de cada pierna por separado para equilibrar la ganancia de fuerza en cada una.

Los ejercicios propioceptivos progresivos con diferentes apoyos y diferentes materiales o niveles, son apropiados para ganar agilidad, equilibrio, coordinación en el pie menos fuerte.

Los ejercicios sobre plataforma inestable se emplean para flexionar ganar equilibrio y fortalecer los tobillos. Se puede realizar con apoyando un solo pie o ambos.

Caminar sobre un plano inclinado de forma que el pie más débil quede en la parte baja del plano y el más fuerte en la parte alta del plano, es uno de los ejercicios para fortalecer el tobillo debilitado que arroja resultados más rápidos.

Los ejercicios con banda elástica son excelentes para ganar fuerza en los tobillos. Basta con dosificar diferencialmente el número de repeticiones, para equilibrar la ganancia de fuerza en ambos tobillos.

Hay (0) comentarios:

Aún no hay comentarios, se el primero!

Dejar un comentario sobre el árticulo :

Los campos marcados con un * son obligatorios.





Escribe los caracteres tal y como aparecen en la imágen