Esquí

El plan de entrenamiento para el esquí debe incluir una serie de ejercicios combinados de tipo aeróbicos y de tipo cardiovasculares, los que permiten reforzar la musculatura específica que deberá trabajar durante el desempeño deportivo.

El esquí es un deporte riesgoso, se alcanzan grandes velocidades en el descenso. Existen además una serie de riesgos a los que debe enfrentarse el esquiador como las capas de nieve floja y el hielo.

Los ejercicios de calentamiento sirven para relajar los músculos, calentarlos y ponerlos a punto para el trabajo esforzado. Esto nos permite evitar lesiones, calambres y tirones.

El esquí es un deporte de trabajo anaeróbico principalmente que requiere una gran resistencia y flexibilidad y fuerza explosiva. Las piernas son las que desempeñan el mayor esfuerzo.

La flexibilidad es fundamental en el esquí ya que este deporte tiene una gran exigencia sobre las articulaciones de muñecas, rodillas, cadera y hombros.